¿Quién es la persona más importante en tu vida?

¿Que pasaría si la persona a la que más atención y cuidado has de darle no fuese adecuadamente atendida?

¿Que pasaría si dejases para lo último lo que más necesita esa persona?

Y si además no prestas atención a sus continuas llamadas de atención porque crees que otras personas son más importantes, e incluso si ignorases muchas cosas que hace bien y sólo vieses sus carencias.

¿Qué resultado tendría?

Pues se suelen llamar síntomas y son el resultado de no cuidarte, de no mimarte y dejarte a ti misma en el último lugar y aunque puedas llegar a pensar que una pastilla lo puede arreglar no suele ser así.

Muchas veces es lo que nos enseñan, los demás han de ser los primeros, pero luego continuamos con ese hábito principalmente por falta de conciencia.

Y se vuelve algo automático no tener en cuenta tus propia necesidades.

Te olvidas de ti misma y te pierdes en los problemas de todos, donde nunca vas a encontrar solución.

Quieres que los demás estén felices pero la que nunca lo está eres tú.

Cuando esto ocurre sueles ver mucha insatisfacción en los demás, pero esa insatisfacción es tuya.

Y quieres hacer algo, pero es como aquel viejo cuento del buscador de la aguja bajo la farola porque allí hay luz sabiendo que la aguja está en otro sitio, en la oscuridad.

Pero ir a la oscuridad es molesto, no apetece y además es pesado y da temor.

Pero no es verdad, sobre todo cuando llevas una linterna contigo y simplemente observas sin ninguna intención de juzgar, tan sólo entender que es lo que ocurrió y cuáles fueron las causas.

Cuando puedes observar tu vida como un campo de experimentación todo cambia, estás en el proceso que una vez fuese de una forma no significa que tenga que ser así siempre.

Los procesos siempre son iguales, hay una parte donde se investiga, se busca y después viene el desarrollo de lo que queremos crear.

En esa parte lo más importantes es la experimentación, el ensayo y error.

Si te has quedado en la investigación puede que te sientas perdida y no sepas a donde quieres llegar.

Si por el contrario lo sabes, quizás estás atascada en el ensayo y error, no surgen los resultados que tus buscas.

Hay personas que encuentran los resultados demasiado pronto, aquí también hay cierta inquietud, porque el proceso sigue, hay que empezar de nuevo y se teme no conseguirlo de nuevo, falta el propio autoconocimiento.

Con todo esto sólo te quiero mostrar que todo parte y surge de ti, por eso tú eres la parte de la ecuación que más has de cuidar para que tu vida sea parte de la sinfonía perfecta que es esta vida.

Conócete y sé feliz

Ir arriba
Abrir chat